Hijos Extraordinarios

UN AÑO YA EN DÜSSELDORF


El balance es muy positivo.

Una gran experiencia, un enriquecimiento en todos los sentidos, retos permanentes de superación, que nos han enseñado a sobrevivir en una primera etapa, y en los últimos meses, empezar a disfrutar de nuestra nueva patria.

El esfuerzo ha sido global: nueva casa, nuevos amigos, nuevos colegios, nuevas costumbres y lo más importante…nuevo idioma que es lo que realmente facilita la verdadera integración.

Los niños se han adaptado muy bien, y con un gran esfuerzo, se han integrado en la cultura alemana, hasta en el Mundial! España abandonó pronto, y como buenos inquilinos, hicimos de la bandera alemana, nuestra aliada, celebrando la última victoria, como si de nuestro país se tratara. Eso sí! Lo celebramos a la española!!! Con gritos, con emoción y con mucho ruido…algo que todavía no es común por tierras teutonas…

Ha sido un año que aunque no ha estado exento de retos, al final es lo que da vidilla a las encrucijadas, a los cambios y al –no tan incierto aunque si a veces desconocido- futuro.

Todos hemos hecho un gran esfuerzo, pero una vez más tengo que resaltar el extraordinario valor que esto tiene en Claudia, que se ha integrado en un colegio alemán, en donde ha hecho amigos, ha progresado en su propio desarrollo, y se ha convertido en la “revolución” del colegio.

Al principio teníamos miedo por desconocimiento de cómo se adaptaría no sólo a un nuevo colegio, nuevas normas, nueva cultura y nuevo ambiente, sino también cómo afrontaría Claudia la no-comunicación, puesto que no sabía Alemán.

Desde nuestro propio punto de vista, lo podemos interpretar como una persona que ni puede oír ni puede hablar, al fin y al cabo, ni entendía lo que le decían, ni podía expresar lo que ella quería. Así que, siendo esto un común denominador de los cuatro niños, en Claudia aparentemente podría resultar un poco más complejo.

Pero, Claudia, en su línea, nos ha vuelto a dar una lección: ella, no es diferente en este sentido a sus hermanos, y ha conseguido superar la barrera del idioma, de la cultura y de las –para mí en ocasiones-, estrictas reglas alemanas.

Todavía no habla bien, y no comprende todo lo que le dicen, pero cuando fuimos a la revisión con los profesores, todos coincidían en destacar que Claudia es una niña que se hace entender perfectamente, y le gusta hacer las cosas al “estilo Claudia”…(pues con buena pieza se han ido a encontrar, -pensaba yo-, mientras los profesores describían escenas típicas de Claudia, pero sorprendentes en la mentalidad alemana…).

Han sido doce meses de trabajo, esfuerzo y tenacidad, que hoy miramos con orgullo y satisfacción del trabajo bien hecho. Hemos tenido nuestro altibajos, momentos dulces y amargos, luchas y logros, por eso ha sido un buen año, porque hemos saboreado la experiencia de afrontar un reto importante para toda la familia.

Ahora toca “cambiar de actividad” y coger fuerzas para el año que viene. Ya no es adaptación, ya no es nada nuevo, ahora hay que seguir adelante, proponer nuevos retos y seguir disfrutando de la vida.

Hijos Extraordinarios
GRACIAS LECTORES!!MI PRIMER PREMIO
Hijos Extraordinarios
DIA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD 2014
Hijos Extraordinarios
CUMPLEAñOS CON LAS PRIMAS
  • sweet ale

    enhorabuena por ese reto de haber cumplido ya un año “fuera de casa” y por la valentía a la hora de afrontar dificultades, feliz de seguir leyendo “Hijos Extraordinarios” y aprender cada día un poquito más de todo lo que los niños nos van enseñando y la simplicidad con que ellos lo ven todo, que nosotros a veces nos empeñamos en complicar…