Hijos Extraordinarios

¿QUE HARIA YO SIN EL?


Estoy viviendo una experiencia curiosa…tengo que buscar una persona que quiera venir de aupair a casa, y la reacción que he visto de las niñas españolas me ha animado mucho, muchísimo!

Cuando hice la misma jugada para traer extranjeras a casa, cuando vivíamos en España, tuve siempre la sensación de tener que explicar que Claudia era independiente, que no requería ningún cuidado especial, que hablaba y jugaba con todos, que iba al colegio….que era una más de la familia, en definitiva…y tuve muchos rechazos por este motivo.

Ahora, buscando españolas que vengan a Alemania, me ha ocurrido justo lo contrario…hay TANTA GENTE BUENA, que por vocación o convicción ha trabajado, vivido o jugado con niños con Síndrome de Down, que soy yo la que puedo elegir entre varias que vendrían encantadas para estar con la familia….

Entonces con todo esto…por qué, me pegunto yo….por qué todavía hay gente, que quiere eliminarlos…¿por qué? …es que me cuesta tanto encontrar una respuesta natural, humana, lógica…cuando estos niños se acaban convirtiendo en la piedra angular de las familias…

Sé que estoy insistiendo mucho en este tema…pero es que hay dos citas en el horizonte que no debemos obviar, y al contrario, debemos exprimir: Por un lado se acerca el Día Internacional del Síndrome de Down, y ya hay muchas asociaciones, fundaciones, familias, colegios, amigos…que están calentando motores para este día. Debemos seguir moviendo las redes sociales.

Por otro lado, se sigue cocinando la nueva Ley del Aborto…y tenemos que aprovechar cada segundo que se nos permita, para gritar al mundo entero, que al margen de legalidades, al margen de rivalidades políticas, al margen de opiniones…el Síndrome de Down, lo único peyorativo que tiene es su denominación.

Las personas con Síndrome de Down, tienen un estigma social que no merecen, y digo social, porque familiarmente hablando, no conozco a nadie que no hable sino son maravillas de estos fenómenos. Así que no deberían llevar este “apellido”….

Me gustaría que alguien me corrigiera si me equivoco, pero “un Down”, lo que contagia a su lado es alegría, sencillez, bondad, naturalidad, amor, amor, amor, amor, amor….amor….y por todo ello genera entereza, paciencia, responsabilidad, esfuerzo, tenacidad, templanza, fortaleza, madurez….estamos hablando de grandes valores…

¿Por qué hay miedo a aceptar un niño con Síndrome de Down? -Le pregunté a Íñigo-, ¿Por comodidad?, ¿por egoísmo?, ¿por desconocimiento? Y me contestó tras una pausa….“porque la gente no quiere problemas!”

Una respuesta tan dura como verdadera…”La gente no quiere tener problemas”…Pues es verdad…en general, ninguno queremos problemas, más allá de resolver el día el día de una manera “cómoda”, porque efectivamente no nos han enseñado nunca, que lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado.

Un conocido, y “colega” (padre de un niño con Síndrome de Down ya mayor) me enseñó una lección maravillosa, con muy pocas palabras…

Transcribo su conversación en su siempre preciso, breve y acertado lenguaje:

“Yo, con Álvaro (su hijo con S. Down) me he ido preguntado a lo largo de la vida tres preguntas…

Cuando nació, no paraba de preguntarme… ¿Por qué yo?

A los pocos años de su vida, me pregunté de nuevo… ¿Y Por qué no?

Ahora, más de 30 años de vida…me pregunto a diario…. ¿Qué haría yo sin él?

Ahí dejo eso….buen día  a todos. Gracias Maestro!

Hijos Extraordinarios
HASTA SIEMPRE, QUERIDA BIMBA
Hijos Extraordinarios
CUMPLEAñOS CON LAS PRIMAS
Hijos Extraordinarios
EMPIEZAN LAS MERECIDAS VACACIONES
  • Vicenta M.A.

    Pues sí, ¿qué hariamos nosotros sin Javier? Es un tesoro, un regalo del cielo, de Dios.
    Subrayo todo lo que expresas, Katerina. Ojalá no se elimine ni uno más de ellos.
    Adelante!!!