Hijos Extraordinarios

PRIMER VIAJE SOLA EN AVION


En Octubre Claudia tenía dos semanas de vacaciones, y debíamos hacer algo diferente a lo que hicimos el año pasado, así que…por qué no dar un paso más acomodando su realidad a su edad.

Con casi 10 años que entonces tenía Claudia, nosotros pensamos que estaba sobradamente preparada para afrontar un viaje en avión sola a España.

Ella ya tenía el ejemplo de su hermano menor, que lo había hecho con éxito antes que ella, y cuando se lo propusimos, nunca lo dudó…Por supuesto que nosotros tampoco, si no, no la habríamos embarcado (nunca mejor dicho) en esta aventura.

La experiencia empezó al reservar el vuelo. Cuando estaba a punto de terminar la compra del billete con el servicio de acompañamiento, dije “Claudia tiene Síndrome de Down” y me respondió con toda normalidad la operadora “Es eso un problema?” y le dije yo con firmeza “no, sólo es una información adicional” y me volvió a contestar con mucha naturalidad “Si eso no es un problema ni para usted, ni para ella, entonces, ya está!” y con una sonrisa, me reafirmé con orgullo de la confianza que estaba depositando en ese momento, en que Claudia lo haría bien.

Sólo con tres días de antelación al viaje, avisamos a Claudia de tan grata sorpresa, que recibió con tanta alegría como si fuera Ronaldo metiendo un gol en la final de la Champions, corriendo y gritando por la casa con la pasión que caracteriza su personalidad.

El motivo de hacerlo con este tiempo de antelación, es porque consideramos el tiempo justo: si lo hacíamos antes, enfocaría su vida en ello hasta el día D, provocando en sus hermanos una envidia innecesaria, y en nosotros un sinfín de preguntas y reacciones propias de su emoción. Si tardábamos más, no le dábamos tiempo a “acoplar” su mente hacia una experiencia tan nueva, novedosa y excitante.

Los preparativos empezaron con la maleta que ella misma quiso hacer. Tenía perfectamente identificado todo lo que necesitaba, incluyendo su bebé, su aparato de la boca y su mochila con los libros para el viaje.

Además también quiso meter en la maleta todos sus cuadernos del colegio de aquí en Alemania, para poder enseñárselos a sus amigos del Colegio de Madrid (Maria Corredentora) al que, por supuesto, visitó durante su estancia en España.

El día del viaje madrugó más de lo normal, agitada por tanta emoción, que empezaba por un viaje sola en avión, teniendo que defenderse en alemán o español con la azafata, y con el premio de encontrar al final de la aventura a la familia en España, especialmente a su adorada madrina y abuela, quien la recogía en el aeropuerto por la noche.

En el aeropuerto y mientras esperábamos a que entrara en el avión, se movía como una persona de su edad. Casi 10 años, y con la soltura propia de una niña viajada, custodiando ella misma su documentación con la responsabilidad de saber que era su salvoconducto.

El viaje, tanto a la ida, como a la vuelta, fue todo un triunfo. No sólo el trayecto en sí, en avión, ella sola con una azafata. También era la primera vez que Claudia se iba tanto tiempo sola, y aunque estaba con la familia, estaba lejos de su entorno. Pero ha resultado ser un maravilloso éxito, que todos recordaremos como un gran logro, síntoma de una creciente evolución.

Claudia, ya lo he dicho muchas veces, se hace mayor…Estamos pasando etapas claramente definidas, va haciéndose cada vez más responsable, y poco a poco va alcanzando la madurez que nos hace comprender, que ella, en muchas cosas, es exactamente igual que nosotros.

Para ella, viajar sola era algo, que no le causó ninguna reacción curiosa, puesto que entendía que “era su turno” ya que Lucca ya lo había hecho con anterioridad…

Es curioso, como para tantas cosas, Claudia se ve una más…hasta el punto que el mismo día de su cumpleaños, me comentó emocionada camino del colegio “mamá, ya sólo me quedan ocho años para conducir como tú, y así, ya podré ir al cole en mi coche yo sola…”

Ante frases como esas…a mi sólo se me dibuja una sonrisa en la boca, y me llena de energía para seguir trabajando, luchando y abriendo camino en tantas cosas que todavía faltan o no existen para niños como Claudia, que quieren alcanzar una normalidad, que la sociedad a veces, no quiere darles.

Hijos Extraordinarios
LA VIRTUD DE HACER FACIL LO DIFICIL
Hijos Extraordinarios
SI A LA VIDA
Hijos Extraordinarios
CLAUDIA Y LA ESTADISTICA DEL POLLO
  • Meri

    Querida Katerina,

    Acabo de encontrate por un enlace que ha puesto Elena Van Der. Y al verte…me he acordado de mi Lucca y he ido corriendo a abrir tu blog. Sólo he leido este post pero me leeré el resto no lo dudes!!!!

    Me ha hecho una ilusión enorme saber de vosotros!!! Qué campeona Claudia. Claro que sí!!!! Y Lucca qué mayor!!!

    No creo que Lucca se acuerde de su profe de 2 años pero en cualquier caso mándale un abrazote mio.

    Un beso enorme,

    María.

    Te dejo mis blogs… por si acaso te apetece pasarte…

    http://www.decaminohaciati.blogspot.com
    http://www.nomedalavida.com


  • Pilar

    Claudia eres una campeona! Vas consiguiendo cada vez más cosas y nos alegramos muchísimo. Ánimo a ver cual es próxima hazaña

    Enviado desde mi iPad