Hijos Extraordinarios

PASO A PASO…


Hace tiempo que no escribo, y se me acumulan las ideas en la cabeza de todo lo que ha pasado y todo lo que quiero compartir. Iremos por partes.

Hoy voy a hablar de lo que estamos viviendo a nivel escolar, todo lo que ha significado el cambio de colegio desde una educación especial a la educación de integración o inclusión como se quiere entender ahora, puesto que es un término mucho más completo.

Cuando llegamos a Alemania, en el verano de 2013, nuestra preocupación era en qué colegio encajaría Claudia, al no poderse comunicar en Alemán. Pasamos un tiempo ocupando el tiempo en buscar la mejor de las posibilidades y finalmente la encontramos: Claudia entró en un Colegio de educación especial en el que nos garantizaron que “el idioma” no era un problema.

Efectivamente así fue, y por eso, la metimos en ese colegio, en el que durante año y medio, Claudia no sólo aprendió su alemán, sino también aprendió a convivir con niños con otras dificultades para aprender, casi siempre mayores que las de ella, y así entendió algo también muy importante: sabía que en ese momento, era superior a sus amigos, y le tocaba a ella “echar una mano”.

Esto le hizo sentirse segura, y con el tiempo, incluso le permitió “dominar” la situación, hasta el punto en que, en el propio colegio nos decían, que era muy lista, pero que no hacía más porque sabía que no era necesario, lo que le permitía “vivir de las rentas”.

Con estos datos, más nuestra intuición por la experiencia de los años “en servicio 24/7”, algo nos decía que debíamos cambiarla, así que pusimos manos -y cuerpo, mente y ser- a la obra, empeñando todo nuestro sentido común en la causa.

Ha pasado el tiempo. Claudia lleva justo un año en este Colegio de Montessori, del que hablaré sin duda en otro post, porque la experiencia ha sido muy buena. Tengo que decir que hemos pasado unos buenos baches, hemos tenido momentos duros y momentos intensos, sonrisas y lágrimas. Ha sido un año de un aprendizaje mayor de lo que creíamos, y eso, como todo lo que uno lucha, ha tenido su gran recompensa.

Claudia ha terminado con éxito su ciclo de primaria, y el año que viene le han admitido en el siguiente ciclo: da el paso al segundo ciclo, entra en Secundaria. ¿Quién nos iba a decir cuando nos trasladábamos a Alemania, que Claudia conseguiría este logro? Pasar a secundaria, en Alemania, en Alemán, con niños de su edad…

Es una cruzada, como ya dije la otra vez, pero vamos paso a paso, y así es como se consiguen las victorias….Uno piensa en la meta, pero sólo como el punto al que hay que llegar, a partir de ahí, trazamos una estrategia, y paso a paso…..y ahí esta Claudia, con sus notas y con su graduación bajo el brazo. Y en medio, mucho apoyo, mucha atención, mucha ilusión y sobre todo mucho esfuerzo para seguir demostrando que Claudia puede, que los niños con Síndrome de Down, pueden y deben – y no sólo por derecho- estar en el mundo, con una vida prácticamente como el resto de los niños de su edad.

Nadie de los que estamos con Claudia podría negar que los comienzos han sido duros. Todos hemos trabajado para lograr sacar las mejores capacidades de Claudia. Y este éxito es por eso ahora muy compartido y celebrado con el Colegio de primaria Montessori, con sus profesoras, con la directora que siempre apostó por Claudia y especialmente con Izabel, brasileña, su profesora de apoyo y su sombra en el colegio, que ha sido definitiva para la integración de Claudia.

Vamos superando etapas, Claudia se ha hace mayor, y todos a su lado vamos creciendo por dentro y por fuera. Ahora se nos abre un nuevo mundo de posibilidades. Claudia podrá estudiar lo que ella quiera, podrá hacer prácticas en empresas cuando esté preparada y podrá seguir trabajando por su autonomía como cualquier otro. Ella así lo reivindica con sus muestras permanentes de superación, como ha sido, en esta ocasión, la aprobación del propio Colegio para que siga adelante en su formación académica.

Claudia, una vez más ha dejado su sello, su huella. Cuando la semana pasada hablaba con la directora congratulándonos de tamaño éxito, me decía con una sonrisa en la boca, que Claudia es una persona muy muy especial. “Sabe muy bien lo que quiere, y al final, se hace entender. Le cuesta aceptarlos límites, pero cuando lo hace, es simplemente GENIAL”.

Hablamos mucho de la mano zurda que hay que tener con esto niños, y el rígido sistema alemán que no puede saltarse ni una norma, menos si está escrita…pero la combinación final ha sido buena: Claudia ha aprendido que la vida ES ASI. Y el Colegio también ha aprendido lo que una persona con Síndrome de Down puede aportar a la sociedad, en este al Colegio.

Hijos Extraordinarios
SINDROME DE DOWN: UNA MINORIA EN PELIGRO DE EXTINCION
Hijos Extraordinarios
EL COLEGUEO CROMOSÓMICO
Hijos Extraordinarios
CONVERSACIONES DE COCHE
  • Isadora

    Simplemente asombroso! !! Que buenas noticias Katerina. ENHORABUENISMA por tan GRAN LOGRO!!!
    Una alegría más de las que sin duda nos seguirá llenando Claudia! !!
    Bso enorme


  • sweet ale

    Enhorabuena Katerina, como siempre es un placer leerte y me alegro muchísimo que el cambio haya ido tan bien: me quedo con la frase de que toda lucha tiene su recompensa, es así; esto es una lucha diaria en una sociedad que impone la comodidad por encima de todo. Dónde han quedado los valores del esfuerzo y la disciplina!! gracias por compartir con quienes te leemos tus experiencias. Un besiño muy fuerte desde Galicia!


  • Rocio

    Claudia, y ese maravilloso equipo detrás de ella.
    Capitaneado por su familia q si ella es genial, y lo es, tiene muchísimo de todos vosotros.
    ENHORABUENA!!! Por partes, si, pero cada victoria es un monte Everest mas conquistado! Sois únicos, sois geniales! Un abrazo muy muy fuerte


  • Sara

    Espectacular. Soy muy fan de Claudia y muy muy fan de sus padres y hermanos. Sin duda, una lección de vida sin parangón. ¡Enhorabuena, familia! Sin duda, es un éxito de Claudia y de todos vosotros


  • Pilar O.

    Una vez más me ha encantado HIJOS EXTRAORDINAROS. Realmente Claudia está demostrando que es genial y esta genialidad se la debe en gran parte a sus padres que lo están dando todo. Enhorabuena y que sigáis recogiendo los frutos de tanto esfuerzo. Bss