Hijos Extraordinarios

MILCHKAFFE CON UNA SONRISA


 

Ayer tomaba un café con una “nueva amiga alemana” y contándole de la familia, me dijo “…., que duro, no? Tener un niño con Síndrome de Down….”

No es la primera vez que me dicen esto, y siempre, a pesar de todo, me quedo un rato pensativa…no tengo una frase hecha, no tengo una respuesta inmediata….siempre que me preguntan eso…me quedo bloqueada, y pasan por mi mente tantos recuerdos….

El primero de todos, cuando nos dieron la noticia….no puedo ocultar que fue un “jarro de agua fría” una noticia del todo inesperada, primerizos, todavía en la “inmadurez” matrimonial….y esto, DE REPENTE, nos puso en la tierra. Fue una noticia HORRIBLE, pero la única mala noticia….(esto lo hemos ido comprobando con el tiempo…, entonces, no pensamos así).

Recuerdo perfectamente sus primeros días en la incubadora llena de cables para poder respirar, con un monitor que “gritaba” con fuerza cada latido de un corazón fuerte y grande….

También se me vienen a la cabeza, los momentos, las horas, los días y noches que hemos trabajado y seguimos haciendo con Claudia, para que consiga lo que en otros niños es innato, inmediato o natural…lo que nos ha costado conseguir cada logro de Claudia…

Se me vienen a la cabeza los días de hospital, hecha un trapito, porque sus conductos respiratorios pequeños invitan con frecuencia a los constipados, gripes, broncoespasmos o neumonías…

Y mientras pienso en todo eso…se me dibuja una sonrisa en la cara para responder lo primero que me venga a la cabeza, que suele resumirse en una frase…”Nos sentimos muy afortunados de tener a Claudia y de que, además, sea la primera…”

Claudia es una niña feliz, porque ha venido al mundo a AMAR y SER AMADA….no tiene otra función…y es lo que le hace ser tan especial, diferente y única en la familia…Y a los que lo vivimos, también nos hace darnos cuenta.

Una persona que ES amor, EXIGE amor, y aunque las cosas, muchas veces son más complejas, no sé qué tiene, no sé cómo lo logra, no tengo ni idea qué le pasa por la cabeza, pero SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE tiene una reacción que inspira ternura, bondad, naturalidad, sinceridad…y me pregunto yo…Hay una VIDA más auténtica que esta???

Realmente somos afortunados, por poder disfrutar de “otras cosas” que la vida ofrece, y que si no llega a ser por Claudia, no las habríamos conocido…Es verdad, por otro lado, que nadie echa de menos lo que no conoce….por eso, afirmo, que somos afortunados….esa suerte, no la buscamos, nos llegó…

Después de la aparición de una discapacidad – la que sea- la vida no sólo continua, sino que además puede ser maravillosa. Lo que debemos aprender a hacer es a disfrutarla.

Hijos Extraordinarios
FAMILIAS CON HIJOS EXTRAORDINARIOS
Hijos Extraordinarios
SALIMOS A CORRER: NUESTRO PRIMER KILOMETRO JUNTAS
Hijos Extraordinarios
LA ILSUION NO TIENE PRECIO: FELIZ NAVIDAD
  • Sara

    Katerina, una vez más, maravilloso.
    Espero que tu nueva amiga froilan se haya quedado tan fascinada como yo ahora mismo.


    • Katerina Bartolome

      Jajajaja….Mi nueva amiga, fue cambiando el rictus al compás de la conversación, y ahora -a la alemana- hemos fijado una cita cada dos semanas…asi que genial! por algo hay que empezar, no?? Espero que con el tiempo, la cita sea natural, y no “de agenda”, que será el paso definitivo para una amistad sincera y verdadera….