Hijos Extraordinarios

LA LETRA MUSICAL DE LOS HABITOS


Ayer, en un alarde de tranquilidad: en el tráfico rutinario de la maravillosa ciudad, ésta en la que vivimos, tuve una iluminación….

No sólo porque el de atrás me ponía las luces largas, mientras yo seguía absorta en mis pensamientos, sino porque verdaderamente tuve una inspiración…

Y mientras el claxon del conductor de atrás, se mezclaba con los agudos de la canción y mis berridos, interpretando la última canción de moda, me vino la inspiración…

Resulta que llevo varios días (en realidad semanas, que soy un poco torpe) intentando memorizar una canción que me encanta y me está constando tanto, tanto, tanto como cuando quiero adquirir un hábito, y es que llegué a la conclusión que tanto uno, como otro, resultan ser UN PROCESO.

Me explico.

Cuando aprendemos la letra de una canción, no es suficiente con leer la letra para poder cantarla perfectamente, ni tampoco con escucharla tan solo una vez, podemos reproducirla.

Aprender la letra de la canción, es un proceso, que normalmente requiere unos pasos:

1-      Escuchar la canción, y quizás leer la letra

2-      Intentar cantar la canción, pero con muchos fallos; y cuando escuchamos de nuevo la canción, vemos en donde nos equivocamos a la vez que aprendemos lo correcto

3-      Repetimos de nuevo el paso 2, corrigiendo sobre la marcha, aprendiendo cada vez más

4-      Intentamos cantar sin música, y entonces nos damos cuenta que todavía no nos la sabemos bien

5-      Escuchamos de nuevo la canción rellenando los huecos

6-      Repetimos 4 y 5 hasta que somos capaces de cantar la canción solos

Para algunos, este proceso es más rápido que para otros que puedan necesitar más repeticiones, pero al final, el proceso es el mismo.

Otros, no repiten el proceso el suficiente número de veces, como para aprender la canción…

Pues con los hábitos ocurre exactamente lo mismo:

1-      Creamos un plan para conseguir el hábito

2-      Lo ponemos en práctica

3-      Fallamos en algún momento

4-      Observamos los fallos para no repetirlos

5-      Volvemos a empezar con conocimiento de nuestras limitaciones

6-      Repetimos 4 y 5 hasta que conseguimos el hábito

Si lo comparamos con el aprendizaje de la letra de la canción, es también un proceso similar, lo que ocurre, que muchas veces, nos quedamos en el paso 3, y entonces…cantamos la canción con huecos, nos la inventamos…

Es difícil persistir hasta el punto 6, pero es sin duda, lo que consolida el hábito.

Es muy útil mirar y aprender del ejemplo de gente que ya haya adquirido ese hábito. O comparar, lo que hemos hecho mal con lo que ellos hacen bien y así corregirnos.

Y luego entonces, hacerlo, repetirlo y repetirlo hasta que lo podamos hacer sin ayuda.

Y con esta comparación….ahora vete a cantar tu canción…

Yo tengo taaaaantas canciones que aprender, que recordar, que practicar, que afinar….no sé….como ponga todas en práctica voy a acabar siendo la DJ K, una PRO del singing….perdón del singen, que para estamos en Alemania.

Esto puede dar juego con las canciones infantiles y los hábitos de las criaturen…a ver si me inspiro y escribo algo sobre “las canciones de los pitufos y los hábitos de los enanitos”

Hijos Extraordinarios
MARCELO + BENZEMA = XABI ALONSO
Hijos Extraordinarios
PASO A PASO…
Hijos Extraordinarios
CARTA DE MAMA
  • carla

    Uf!! Cuantas canciones tengo que escuchar y estudiar para poder cantarlas sola!!. Que bonita y sencilla comparacion para hablar de los habitos que efectivamente, no es mas qque la repeticion de actos hasta que lo convertimos en parte de nuestro dia a dia!. Enhorabuena Katerina!! Ahora me voy “con mi musica a otra parte!!