Hijos Extraordinarios

LA ILSUION NO TIENE PRECIO: FELIZ NAVIDAD


De todas las épocas más bonitas del año, para mí son sin duda las Navidades, las que más me gustan.

Estas son unas vacaciones diferentes a las otras, y es que si siempre estamos con una actitud positiva ante la llegada de un periodo vacacional, en esta ocasión, se mezcla con otras tantas maravillas como el encuentro familiar, la felicitación cariñosa de la gente y a los queridos, el encanto de los Reyes Magos, el descanso (que siempre supone el cambiar de actividad) y por supuesto, el final del año para hacer un balance que nos ayuda a cada día ser un poco mejores, poner nuevas metas y reprogramarnos para afrontar otro año nuevo.

Esta temporada tiene una magia simplemente maravillosa, y es que los niños lo viven con una constante emoción que contagian con alegría todo lo que tienen cerca. Por eso, es una época muy especial que a veces me gustaría congelar en el tiempo.

La última semana de colegio, los niños han estado preparando la Navidad, que evidentemente aquí es algo diferente a cómo se hace en España, pero en todo caso, se consigue ese mismo ambiente de ilusión y alegría. Una alegría que se refleja en sus miradas llenas de ilusión al compartir los regalos que han ido preparando en el colegio, y aunque “se entregan” el 25 según la tradición alemana, a ellos les cuesta mucho mantener el secreto ese tesoro envuelto que han estado preparando estos últimos días.

Igual que nosotros hacemos nuestro balance del año, ellos a su manera también lo hacen cuando al escribir la Carta a los Reyes Magos, empiezan reconociendo que se han portado fenomenal, que han sido muy buenos y que casi no se pelean entre ellos. Así que con esta introducción, que corresponde al balance temporal de la ultima hora antes de sentarse a escribir, los Reyes Magos nos sentimos invitados a reflexionar con ellos para orientarles algo en lo que pueden ser sus “deseos Magos”.

Y esto a veces deriva en conversaciones como la que tuve con mi hijo menor al intentar descifrar su carta que era una mezcla entre el scrabble, una sopa de letras y un Picasso, todo ello expuesto en un collage que sólo él era capaz de entender:

Le pregunto: “Tassilo, no entiendo muy bien qué quieres decir con esto, ¿qué pone aquí? ¿Qué quieres pedir?”

T: “No pasa nada mamá, esto es entre Melchor y yo. El me entiende perfectamente, así que tú no te preocupes que no es una carta para ti. Además, como son ricos, yo creo que me van a traer todo lo que he pedido.”

Esta es la Magia y la ilusión que vivimos y revivimos todos en esta época, y que de alguna forma, nos transporta a nuestra niñez a la que por algunos momentos nos asomamos con los misma mirada de ilusión que un niño y nos dibuja una sonrisa de alegría y paz, que queremos compartir entre todos y con todos. Una ilusión que no tiene precio.

 

Desde Hijos Extraordinarios, os deseamos a todos una muy

Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo 2017

Hijos Extraordinarios
LO QUE DICEN OTROS HERMANOS
Hijos Extraordinarios
UN AÑO YA EN DÜSSELDORF
Hijos Extraordinarios
APRENDER A INTERRUMPIR
There are currently no comments.