Hijos Extraordinarios

LA CAPACIDAD DE AMAR: LA CAPACIDAD DE LA DISCPACIDAD


El otro día recibo un email: “ no entiendo por qué te empeñas en defender el nacimiento de un discapacitado, que viene al mundo a sufrir y  a hacer sufrir, porque lo queramos o no…son un carga para nosotros, y peor aún, dejamos una carga a los hermanos….”

Querida amiga, la parte humana que describes es muy cruel. Tan cruel, como la propia realidad….Y de hecho, es algo que yo en su  día también me pregunté. ..

No sé en qué momento te encuentras, si tienes alguna persona conocida o cercana con alguna discapacidad, o simplemente es una pregunta que te haces…Yo siempre hablo de lo conozco, y lo que a nosotros nos ha llenado la vida, ha sido Claudia.

Claudia no tiene ni menos, ni más que un Síndrome de Down, que es tan sólo un retraso mental. Pero por encima del Síndrome está ella, está Claudia, una hija más, la mayor.

Con esta pregunta que me haces, sacas varios temas en poco espacio, y quizás haga varios post,  para poderte responder con claridad los temas que mencionas, el nacimiento de un discapacitado, el sufrimiento, la carga, los hermanos…

En principio cuando una mujer aborta, sea un bebe con malformación o no, creo que ya de por sí es un trauma que va a padecer la madre….De hecho, conozco más mujeres arrepentidas de haber abortado, que las que han traído al mundo a un hijo. Las que no han querido/podido sacarlo adelante, lo han dado en adopción, con o sin dolor, pero no han pasado por el trauma de matar un bebe, su bebe.

En todo caso, no es del aborto en sí de lo que hablamos, yo lo que defiendo a capa y espada, y no cejaré en el intento, es que, la trisomía 21 no sea la causa justificante para practicar un aborto.

Deseo que no sea la excusa que pueda burlar jurídicamente el dolor maternal de acabar con una vida, porque no es una razón, bajo ningún concepto, el hecho de que porque un bebe tenga un retraso mental, sea un poco más lento y tenga un cromosoma más, sea condenado.

La actual Ley del Aborto, que ya con su nombre lo dice todo, no está equilibrando la igualdad DE LA PERSONA, para que las dos partes,- la madre que decide y el bebe que no pidió permiso para venir a este mundo-, se juzguen con la misma vara. Luego no debería estar ni siquiera en el ordenamiento jurídico.

No vale decir que el feto, o el concebido y no nacido no es una persona…Eso, es una falacia, y la peor de las excusas para querer justificar un acto, que de por si es una aberración. Y todo para que la cobertura jurídica deje tranquila la conciencia de la persona que animó a la madre a realizar un aborto. La madre es la que después lo sentirá.

A lo mejor las generaciones anteriores no disponían de la tecnología actual para saber con certeza, que a la semana, se oye el corazón del bebe: luego hay vida. Esa vida es plena, aunque el cuerpo sea como decía el Dr. Lejeune pulgarcito. No hay más que ir al médico y comprobarlo. No es algo que yo invento, es un hecho real, que hoy la ciencia y la tecnología pueden confirmar.

A las 12 semanas, también gracias a la ciencia, se puede ejercer el racismo cromosómico, que no es otra cosa que exterminar, sin más, a cualquier criatura que no cumpla con los estándares de calidad: como por ejemplo que tenga un cromosoma más en el par 21, es decir, Síndrome de Down.

Pues yo amiga, no estoy de acuerdo en eso. Ahora mismo tengo los ojos vidriosos pensando en Claudia….y es que yo no me puedo imaginar la vida sin ella, como tampoco me la puedo imaginar sin sus hermanos…

Claudia es diferente, claro que sí. Incluso ella lo sabe bien. Pero esa diferencia cromosómica ¿nos otorga un derecho a decidir si vive o no vive?

Contestando a tu pregunta, a la primera parte….de si Claudia ha venido al mundo a sufrir y a hacer sufrir…te diré que Claudia a día de hoy, y tiene 10 años, ES FELIZ.

Y lo es porque, como he dicho en otras ocasiones, ha venido al mundo a AMAR, y esa es la felicidad más grande que podemos alcanzar. Pero curiosamente, es algo que sólo ella es capaz de lograr, precisamente por su simpleza, por su transparencia, naturalidad, sinceridad peramente…ella NO ESPERA nada a cambio, y ESA CAPACIDAD ES LA QUE LA HACE DIFERENTE….y no su trisomía 21 o su cara de ojos rasgados, o sus manos pequeñas o su tozudez….

Por otro lado, te diré como madre, que Claudia no me hace sufrir. Claudia me exige mucho, a mí y a todos los que estamos con ella, pero creo que eso, lejos de hacernos sufrir, nos hace crecer como personas, nos hace ser más tolerantes, nos hace tener siempre la mente abierta y flexible, nos hace emocionarnos con sus logros, porque no le ponemos el listón tan alto, porque todo en ella nos parece maravilloso….

Nosotros no llegamos a tener esa capacidad de amar sin esperar, porque somos en general, mucho más complejos, más complicaditos, más rebuscados…así que Claudia, solo CON SER, CON ESTAR, CON HACER…nos da lecciones constantes de cómo deberíamos ser a veces los demás…

Te lo digo de corazón. Claudia no ha venido a sufrir, y no nos hace sufrir. Nos exige, eso si! Y mucho. Pero la exigencia no tiene nada que ver con el sufrimiento, o por lo menos, desde el punto de vista desde el que nosotros enfocamos nuestra realidad.

Claudia es una persona con capacidades diferentes a las nuestras. Como persona es una escuela en movimiento, y con sus capacidades, entre la que destaco su amor por la vida, nos demuestra que el mundo puede ser mejor.

Te debo otro post sobre el papel de los hermanos.

Hijos Extraordinarios
CUMPLEAñOS CON LAS PRIMAS
Hijos Extraordinarios
UN AÑO NUEVO CON ILUSION Y BUENOS PROPÓSITOS
Hijos Extraordinarios
Y DE REPENTE….CLAUDIA SE SUBIO AL TRANVIA
  • lola

    Bravo,katerina!!!!!!!! Totalmente de acuerdo contigo!!!!!!!!!!


  • Patricia Pérez-Castro

    Bravo!!!!!!


  • Carla

    Que bonito todo lo que cuentas katerina! Ademas, como tengo la suerte de conocer a Claudia y a sus hermanos, no puedo estar mas de acuerdo en todo lo que has dicho! Es mas, a veces me gustaria tener las misma capacidad de amar que tiene Claudia y estos niños! Ellos no conocen otra cosa mas que la bondad y la felicidad!


  • Katerina

    Katerina hermosas tus palabras y muy inspiradoras. A veces las personas no vemos más allá de lo que nuestra limitada cabeza con sus prejuicios nos permiten. Seguramente tu familia está llena de amor y empatía y esos hnos tan bellos que describes son hermosas personitas. Nadie es quién para juzgar a una nena por tener capacidades diferentes y por sobre todo nadie puede jugar a ser Dios y cambiar los planes que hizo para nosotros.. Seguramente tu nena llegó a tu familia como una bendición para alentarlos a amar. Un abrazo grande me gustó mucho tu blog.