Hijos Extraordinarios

CARTA DE MAMA


Queridos, hoy me toca reflexionar a mí. En el día de cumpleaños toca hacer balance y no puedo más que dar gracias por lo que tengo.

Quiero daros las gracias de forma muy especial a todo los que estáis, vivís y compartís algo conmigo. Ahora o en el pasado, todos los que de alguna forma me habéis ido acompañando, apoyando y ayudando a ser la persona que soy.

A lo largo de estas décadas he vivido con mucha intensidad, porque así me gusta exprimir la vida. He tenido momentos de muchísima alegría, y momentos también muy duros y amargos. Pero de todos, absolutamente de todos, he podido sacar lecciones.

No miro al pasado con nostalgia, sino con alegría y gratitud. Desde mis padres y hermanos que me enseñaron los fundamentos de la vida, hasta la educación y los amigos que se han ido acumulando por el camino.

Hoy empieza el ultimo año de una gran década, así que tengo que entregar mi mejor yo para coronar la treintena. Por eso escribo esta carta a mis hijos extraordinarios, para que me sigan fascinando como lo están haciendo.

Queridos

Hoy tengo que empezar con papá, porque sin él, nada esto sería así. Eres el primero al que tengo que dar las gracias, porque eres la persona que mejor me complementa y es un lujo poder seguir compartiendo a tu lado tantos momentos diarios. Llevamos ya unas décadas caminadas juntos, y parece que nos faltan horas al día para encontrarnos.

A vosotros, mis criaturen, no sé si sabré expresar con letras de forma breve lo que generáis en mi vida… Saramago concluía su “definición de hijo” diciendo: “Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.”

A vosotros especialmente tengo que daros las gracias, porque me habéis enseñado lo que es amar intensamente de la forma más desinteresada. Sois una lección de vida permanente y activa que me llena por dentro.

Posiblemente ni siquiera sois conscientes de esto, pero esa es la magia que encierra este encanto. Creo que vosotros me hacéis mejor persona, porque aunque no lo parezca a veces mi intención es siempre daros mi mejor yo, mi máximo. Hago lo que creo que es mejor para vosotros siempre, sin lugar a ninguna duda, aunque en ocasiones pueda dolerme temporalmente.

Os quiero, por encima de todo, y si puedo amar así, es porque recibo ese mismo amor de vosotros, que inconscientemente venís a mí y me hacéis sentirme grande en este cuerpo pequeño (por cierto! ya empezando amenguar!!).

Hoy ha sido un día maravilloso que empezó temprano con un despertador “cumpleañero” entonado con fuerza y con vuestras manualidades artísticas que guardo cerca para mirar y admirar, pues cada vez que lo hago, se me dibuja una sonrisa en la cara. Esa maravillosa mezcla entre el orgullo, el privilegio, el amor desinteresado más interesado de una madre, y el agradecimiento de formar parte de este clan.

Os quiero, con todo mi yo.

Hijos Extraordinarios
JUGANDO AL TETRIS
Hijos Extraordinarios
YO TAMBIEN TUVE UN SCHOCK
Hijos Extraordinarios
LA ILSUION NO TIENE PRECIO: FELIZ NAVIDAD
There are currently no comments.