Hijos Extraordinarios

CARTA A CLAUDIA: Felicidades en tu décimo cumpleaños


Ya son diez años, y como todo cambio de década, merece una celebración algo especial.

Diez años ya, y con el tópico en mis labios te digo que parece que fue ayer cuando emocionada te cogí por primera vez entre mis manos…

Tenías los ojos rasgados, pero como nunca había tenido un bebé recién nacido antes, para mi eras perfecta…

Hoy, diez años después, TODOS hemos crecido…y aunque tu nacimiento no nos sorprendió, sí reconozco que mi hiciste madurar de forma prematura.

Ahora, miro al pasado con orgullo, ternura, mucha letra escrita sobre renglones torcidos, y como siempre, como siempre, como SIEMPRE que pienso en ti, lo hago con una sonrisa en la boca y con los ojos encharcados…

Me encantaría que pudieras leer esta carta, que pudieras entenderla, comprenderla e interiorizarla. También me gustaría que -como hija única-, pudiéramos compartir juntas esa adolescencia precoz con pavo que tienen ahora las niñas de tu edad.

También me gustaría que fueras al colegio junto a tus hermanos, compartierais aficiones y deportes, e incluso que te gustara llevarles al cine, ejerciendo de hermana mayor.

Desearía con toda mi fuerza que no tuviera que explicarte que eres diferente, a tus hermanos que te cuiden o te concedan su paciencia, o al resto del mundo que “un cromosoma de más, tampoco es para tanto”…

Desearía que tu raza no fuera perseguida antes de nacer, o que no se disminuyeran las ayudas a tus colegas de cromosoma, o los fondos para la investigación del Síndrome de Down, o que se eliminara el estigma sobre la trisomía 21.

Pero sabes qué Claudia? Como seré yo quien tenga que contarte todo esto, a lo mejor lo obvio, y esto lo dejo para que lo lean las personas que nos quieren, que nos apoyan y creen como yo, con pasión, fe y mucho entusiasmo, que juntos, podemos cambiar las cosas.

Así que yo me voy a centrar en que lo importante sea lo importante.

Esta reflexión que hago en tu décimo cumpleaños, es porque como madre, tengo que reconocer que siempre quise tener a la niña perfecta, la más guapa, la más lista, la de los premios, la mejor de la clase…

Pero estos años al lado de Claudia me han servido para cambiar no sólo mi speech, sino mi propio pensamiento también hacia los demás hijos, y es que quiero personas felices, hijos que de verdad encuentren el equilibrio en la vida que les de la suficiente paz interior, coherencia de vida y equilibrio, que encuentren la felicidad en su interior, en ellos. Eso les hará fuertes, aunque no acompañen las circunstancias.

Uno puede ser feliz de muchas maneras, pero la definición de felicidad, a lo largo de estos años la disfruto cuanto más, al lado de Claudia. A la vez que exprime mi paciencia, me sonríe y guiña el ojo con una ternura que sin más consigue desmontar toda mi ira, enfado o contrariedad con su mirada.

Claudia, lo he dicho muchas veces, es muy feliz aunque los demás no seamos capaces de responderle con la misma sencillez en la palabra, en el gesto o en el acto.

Claudia es feliz porque dentro de ella no hay maldad. Porque ha venido al mundo a demostrar la debilidad de la condición humana, que por cierto, no está en ella porque tenga Síndrome de Down.

La debilidad de la condición humana radica en ver en la diferencia o la inferioridad, la posibilidad de crecernos y creernos que somos superiores para manipularla. Por eso, cuando conocemos que un niño nacerá con Síndrome de Down, nos apoyamos en la Ley para evitar “su sufrimiento”…

La debilidad humana está en pensar que estos niños no son capaces o no serán felices, o nos harán la vida difícil…

Vaya paradoja, no? La debilidad humana radica en querer eliminar la debilidad humana…y eso nos hará entonces más fuertes? Mejores? Más felices?

Yo me siento muy privilegiada por estos diez años de servicio maternal, sigo dando gracias a Dios, porque Claudia con toda su debilidad humana, me enseña a diario, que los débiles somos nosotros cuando no somos capaces de valorar su potencial, que va mucho más allá de lo que podamos pensar.

Su tesoro lo esconden en su interior, porque su sencillez de buscar y dar la felicidad, les llena tanto que no encuentran un lugar para hacer el mal. Brillan solos. Por eso son extraordinarios.
Te quiero mucho, Claudia y aunque sé que lo sabes, necesito decírtelo para llenar mi corazón de ti.

Hijos Extraordinarios
HASTA SIEMPRE, QUERIDA BIMBA
Hijos Extraordinarios
EMPIEZAN LAS MERECIDAS VACACIONES
Hijos Extraordinarios
OSCAR AL MEJOR GUION ADAPTADO
  • sweet ale

    Qué preciosidad Katerina!! De verdad que siempre me emocionas una barbaridad!! Muchísimas felicidades a Claudia. Un beso fuerte, Paula


  • Myriam

    Felicidades a Claudia y muchas felicidades a ti porque eres una lección de vida, gracias porque con tus reflexiones nos haces pensar y valorar muchas cosas que pasarían de largo. No dejes de escribir, besitos familia.


  • Granada

    Muchas felicidades a Claudia y enhorabuena a la familia por vuestro testimonio. Un beso a todos!!


  • Vicenta Martín-Aragón

    Es un placer leer lo que escribes. Como madre de Javier comprendo lo que dices y lo que las palabras no pueden narrar. Sí, somos afortunadas. Dios nos ha hecho un gran regalo. A mi también se me encharcan los ojos. gracias.


  • Ana

    Que Suerte tenéis ! Que emoción leer la carta a Claudia y a todas las claudias que hay por el mundo .

    Mis tres chicos han leído este testimonio que nos servirá para ser mejores
    Gracias infinitas
    ANA


  • María

    Es imposible, absolutamente imposible, escribir una felicitación de cumpleaños más bonita, más cierta, más tierna que esta.
    Felicidades, Claudia. Por tu cumpleaños y por haber tenido la suerte de llegar al mundo de la mano de unos padres que no ven en ti nada más que a una hija.


  • agatakrreras

    Acabo de aterrizar en tu blog y ya te he dejado otro comentario en otro post felicitándote porque me encanta cómo escribes y el bien que haces a la gente que no tiene la suerte (como tú y como yo) de conocer de cerca la realidad de las personas con Síndrome de Down y su alegría contagiosa

    Te invito a entrar en mi blog (www.lasorejasdetiti.com) para conocer la historia de mi pequeño Pep, que no ha llegado a cumplir los 4 meses pero me ha cambiado la vida y ha tocado a muchos corazones en su paso por este mundo, como estoy segura que lo hace Claudia todos los días.

    Muchas felicidades a la princesa!


  • Pilar

    Querida Claudia . Al leer la carta de tu madre también a mi se me encharcan los ojos pero es de una ternura inmensa. Creo que tienes una suerte enorme porque tienes unos padres excelentes y una familia que te adora . Eres feliz y todos vamos a procurar que lo seas siempre . Me gustaría poder decírtelo más a menudo pero la vida es complicada y a veces no todo es fácil pero quiero que sepas que siempre estaremos contigo queriéndote muchísimo . Te lo explicare mejor cuando pueda abrazarte que será pronto